Reino Unido y Países Bajos demandan a Google por su conducta anticompetitiva de su tecnología publicitaria

Los tribunales de Reino Unido y Países Bajos han interpuesto dos demandas contra Google de 25.000 millones de euros por daños y perjuicios en sus prácticas de publicidad digital, al considerarlas anticompetitivas.

La compañía americana, propiedad de la multinacional Alphabet, ya había recibido anteriormente demandas similares, como consecuencia de dominar y controlar un espacio público como es Internet. El año pasado un tribunal francés condenó a Google a pagar una multa de 220 millones de euros.

Debido a la tecnología publicitaria de Google y a su situación de monopolio, numerosos medios de comunicación, en clara desventaja, han sido privados de ingresar miles de millones de euros por su conducta anticompetitiva, según señalan desde Geradin Partners.

Ya es hora de que Google asuma sus responsabilidades y pague por los daños que ha causado a esta industria. Es por ello, que anunciamos estas acciones en dos jurisdicciones, con el fin de obtener una compensación para los editores de la UE y Reino Unido. Para muchos editores sería demasiado costoso demandar a Google y estos daños quedarían sin resolver.

Declaraciones de Geradin Partners en su último comunicado

La denuncia de ambos países se realizará por separado. Mientras que una será presentada en los Tribunales de Países Bajos, junto al bufete Stek, que defenderá a todos los editores de la UE, la otra lo hará en Reino Unido con el bufete de abogados litigantes Humphries Kerstetter y se centrará en recuperar la pérdida de ingresos de la venta de espacios publicitarios en los sitios web de esta índole.

Como respuesta, Google afirma que piensa combatir esta demanda, que considera especulativa y oportunista, según recoge Reuters.

Por otro lado, cabe recordar que Italia, Austria, Países Bajos y Francia ya han prohibido el uso de la herramienta de Google Analytics, por incumplir las normas de protección de datos de la UE. El principal motivo es la transferencia de datos personales que hace Google a Estados Unidos, donde, además de una finalidad de marketing, la ley obliga a Google a compartir esta información de ciudadanos de la UE, con las agencias de inteligencia de EE.UU., si así se requiere.

Fuente: www.eleconomista.es/tecnologia y www.serviturheinze.com/prohibicion-de-google-analytics