Los holandeses que van de compras en vacaciones saben que éstas resultan más caras que en casa en cuatro de los cinco países más populares para ellos (Francia, Alemania, España, Italia y Austria).

Sólo en España los alimentos son más baratos que en los Países Bajos.

Especialmente en Austria, la compra de alimentos es más cara, los precios de los alimentos son casi un 27% más altos que el promedio de la UE.

Los restaurantes y los hoteles, por otro lado, suelen ser más baratos en los países de vacaciones. Sólo en Francia son más caros. Nuevamente España es el destino más barato para comer y dormir.

Pero los supermercados más baratos de la Unión Europea no están entre estos 5 países más populares.

En Macedonia del Norte, los alimentos son casi un 40% más baratos que el promedio de la UE.

Los precios son también relativamente bajos en Rumanía, Polonia y Turquía.

El precio más alto por los alimentos se paga en Suiza. Casi un 65% más que el promedio europeo.

Después del país helvético, los supermercados en Noruega, Islandia y Dinamarca son los más caros.